• 931 37 63 16
  • info@clinicadentalcranex.com
  • Lun a Vier: 10:00 - 14:00 / 16:00 - 20:00
  • Sab: 10:00 - 14:00
EnglishFrenchPortugueseSpanish

¿Cómo dejar de mordernos las uñas?

La onicofagia o más conocido como el hábito de morderse las uñas es una costumbre dañina, que está mal vista por la mayoría de las personas, pero así y todo igualmente es muy común, a veces incluso, se hace hasta sin darse cuenta, porque generalmente es un hábito que viene desde la infancia.

 

Esto trae con si muchas consecuencias para la salud de nuestros dientes, además de causarnos heridas en los dedos de las manos y ni hablar si también lo haces con los de los pies.

 

Este hábito suele aparecer cuando estamos aburridos, estresados o inquietos por algún motivo y aunque se crea que esta práctica no daña los dientes ni el aspecto de la boca, sino que solo los dedos, que se ven roídos y en mal estado, hemos venido a decirles que están equivocados, porque en la boca ocurren efectos negativos que aquí te vamos a explicar y enumerar:

 

-Desgaste dental.  Hacer que los dientes choquen bruscamente de una forma continuada puede acabar provocando microfracturas en el esmalte, sobre todo en los incisivos superiores. A veces en los casos más extremos y si sobre todo si la onicofagia va acompañada de otros síntomas de ansiedad como el bruxismo, puede incluso llegar a ocasionar la fractura de los dientes, así que cuidado.

 

-Caries. Al morder las uñas, las bacterias que se esconden debajo de estas pueden llegar a la boca y, por tanto, aumenta el riesgo de caries en los dientes, no descuidemos nuestra higiene.

 

-Halitosis. Igual que como puede aparecer la caries, el traspaso de bacterias de las uñas a la boca junto con una mala higiene bucal puede contribuir al desarrollo del mal aliento.

 

-Infecciones bucales. Los virus, bacterias y hongos presentes en las manos pueden causar infecciones en la boca, la cual no está adaptada a estas bacterias, que en ocasiones se manifiestan con la aparición de llagas o herpes. Además, este gesto puede ser la vía de entrada de diferentes microorganismos a tu cuerpo.

 

-Alteraciones en la mandíbula. Mordisquear continuamente las uñas también puede afectar los huesos y músculos que unen el cráneo con la mandíbula inferior. En casos extremos, pueden contribuir a la aparición de alteraciones en la articulación temporomandibular (ATM). Las molestias pueden variar en intensidad, yendo desde las dificultades para morder a los problemas para abrir y cerrar la boca, pasando por el dolor de cabeza, oído o mandíbula.

 

Como vemos este hábito no tiene nada de inofensivo, sino que todo lo contrario, además de que este se ha convertido para muchas personas en una acción difícil de abandonar, porque lo hacen de forma automática o inconsciente, cuando están estresadas, tensas o angustiadas.

 

Pero si no puedes dejarlo a no temer. Hay métodos que pueden ayudar a dejar esta manía tan perjudicial para tu salud bucal. Por ejemplo, esmaltes especiales que tienen un sabor muy desagradable y, por tanto, reprimen las ganas de comerse las uñas.

 

Pero también como la onicofagia está relacionada con la ansiedad, caerá muy bien una mejor gestión del estrés, pues al bajar esos niveles no habrá una necesidad de comerse las uñas.

 

Cualquiera sea el caso, es conveniente acudir al dentista para que podamos examinar si se han producido algún daño en la boca y, en caso de que así sea, podamos tratarlos a tiempo, así que ven a Dental Cranex para que juntos encontremos la mejor solución a tu problema, porque a nosotros nos encanta verte sonreír.